Comunicación aumentativa y alternativa
es cualquier método de comunicación no verbal que aumenta o (reemplaza) al lenguaje hablado. Puede incluir gestos, escritura, lenguaje de señas, tableros de comunicación, dispositivos de voz grabados, dispositivos de alta tecnología y más.
CAA – o la comunicación aumentativa y alternativa – puede ser ampliamente considerada como cualquier forma no hablada de la comunicación. Las versiones “aumentativas” son aquellas que mejoran nuestra capacidad existente para comunicarnos, como mensajes de texto en un teléfono celular. Las versiones “alternativas” son aquellas que sustituyen la capacidad ausente, como el dispositivo generador de voz de Stephen Hawking, o un sistema de intercambio de imágenes o comunicador utilizado por un niño pequeño con autismo.

Esa segunda categoría – las alternativas – son por lo general lo que la gente tiende a visualizar cuando piensan en CAA. Todos nosotros, sin embargo, somos usuarios de CAA – incluso el lenguaje escrito es una forma de comunicación aumentativa. La medida en que nos basamos en CAA  sin embargo, varía según el individuo. La American Speech-Language Association estima que hay dos millones de personas sólo en los Estados Unidos que dependen de la CAA para comunicarse. Eso es aproximadamente la mitad del 1 por ciento de la población, que puede no parecer mucho, pero es igual a la población de San Francisco, California y Dallas combinados. 

Con tanta gente usando la CAA, es sorprendente que no hablamos sobre ella más – El mejor predictor de éxito en la CAA es la formación y el apoyo adecuado a las familias, las escuelas y a otros cuidadores en la vida de un usuario de CAA.

La CAA debe ser pensada como algo más que un dispositivo de generación de voz. Más bien, es un proceso continuo que a menudo incluye un dispositivo, pero también incluye las estrategias, técnicas y la formación necesarias para lograr el mejor resultado.

LA CAA NO ES UN DISPOSITIVO, ES UN PROCESO.

Traduccido de: http://www.discoveraac.org/discover-aac/defining-aac/